Monday, February 11, 2008

Mandarina naranja.


La semana pasada estuve en casa de mi madre y aunque esta por demás decir lo bien que me siento estando con ella y precisamente allí, en esa casa, siento como regresar al hogar que me espera despues de haber estado fuera de el desde mucho y en el que ya no puedo estar del todo. Allí nunca me falta nada aunque..., quizás si: me falta más tiempo.

En esta ocasión ayudando un poco a limpiar el patio, y ya para terminar casi al caer la noche me percaté de que había una última mandarina en el árbol aquel del que como comentaba en otra ocasión, quizás nadie se percata. Una mandarina de un color maravillosos y de un sabor mejor. Muy buena cosecha!

Algo la intimidó porque nunca dejó que la enfocara para captar lo padre que se veia.

2 comments:

Chilanga said...

Me antojaste la mandarina :p

CASACELIS said...

Invitadisima.

Salu2 Amiga!