Thursday, June 12, 2008

Que Dios nos agarre confesados (literalmente).

Ayer en el programa "Tercer Grado" entre otras noticias y debates discutidos de la semana, se comentó algo que me llamó de sobre manera la atención: La inauguración de un hospital que inicio su construcción en 1987.
La noticia es hasta buena sin contar desde luego, todo el tiempo que se llevó tal construcción el cual es increible. Pero lo curioso fué que además en paquete, nuestro Presidente Felipe Calderón dió banderazo de salida a 117 ambulancias de las cuales una no arrancó: la suya.
De miedo.

2 comments:

Chilanga said...

Jajajajaja, hasta a las ambulancias les caga calderon.

Abrazos!

CASACELIS said...

Que pinche ossssssssssso...

Besos.