Thursday, July 10, 2014

La Sra. Cristina.

La noche de anoche quería salir ya de la oficina, no me sentía cansado pero por alguna razón quería salir a mi hora ya que generalmente por una u otra razón, no se sale en ella. Al mismo tiempo sabía debía de bajar cierta información para entregar a otros Departamentos y aunque “podía esperar” al otro día para hacerlo, no quería irme sin hacerlo y saber lo tenía pendiente. Podía hacerlo, por lo que me quedé hasta terminar sin importar saliera más tarde. El terminar y dejar el día laboral concluido me satisfizo.
Tomé el autobús que me llevaría a casa y a pocas cuadras una señora ya grande de edad hizo la parada al mismo. Alcancé a escuchar que preguntaba al conductor si la podía llevar pero, no sabía el porqué. El conductor abrió la puerta trasera para que ella subiera mientras que al mismo tiempo nos pedía a un muchacho y a mí la ayudáramos a subir con sus cubetas. Eran por lo menos 12, algunas vacías aparentemente y otras pesadas, con algo, muy limpias estas y estandarizadas, todas iguales.
Nos agradeció y como le hice plática, me contaba que era la vez número 74 que el autobús que la lleva a su pueblo la dejaba, era el último del día. No la quieren subir (con razón o sin ella desde mi punto de vista, desde luego por sus cubetas) por lo que este autobús donde íbamos la acercaría a donde vive, estando el pueblo donde está su casa ya a 30 minutos. Platicamos un poco más sin percibir yo, la Sra. renegara, se quejara o diera detalles de más, todo quizás a propósito del porque llevaba tanta carga. Me comentó era viuda de hace no recuerdo cuantos años y hace otros pocos menos años su hijo murió por lo que es sola. Llegó el momento de bajarme. No sé qué haría ella una vez que llegara a la terminal del autobús porque aún faltaba tiempo y distancia para el llegar a su casa y autobuses, ya no había.
La fortaleza física y emocional de la Sra. llamó poderosamente mi atención. Me dijo sin hacerlo y percibí tanto de ella, que sería muy extenso describirlo y lo mejor aún: si pensaba siquiera que había tenido yo un día pesado, me percaté una vez más que siempre hay personas que somos privilegiadas porque, en las circunstancias en que estemos, podrían tocarnos situaciones aún más adversas, como las de esta Sra. en donde no es tan solo el hecho de contar con un trabajo pesado e incómodo, que guste o no, si no también aceptar lo que la vida o el destino nos dé o quite.

2 comments:

SusuBlog said...

Totalmente de acuerdo contigo...
Admiro a esas personas que a pesar de su edad siguen con una fortaleza y ganas increíbles

Casualmente... son esas personas sabias que aman y valoran la vida como muchas otras no lo hacen.

Su.

Jorge Rueda De la Rosa said...

Admirable, es un ejemplo de personas que siempre faltan. Buen blog, me lo apunto. Sigue así. Por cierto! hay nueva Edición de Expogays del 17 al 19 de abril en Barcelona. Junto
con la feria B-Travel. BIEN!!!!