Monday, April 13, 2009

Ostiones en su concha.

Esta Semana Santa, como bien dice elbibis se debe llamar, la pasé en lo personal muy bien y tratando de hacer lo que atinadamente también decía Carmen por llevar ahora, cada quien y en mayor o menor grado en su medio, una vida más acelerada: estar con mis seres queridos, comer en familia, charlar con los amigos y disfrutar del tiempo desconectado de la rutina.

Que conste que lo intenté.

Salí poco y quizás no como en otras ocasiones queriendo darme ese tiempo, estar con mis familiares y con mis amigos y además… hacer algo de quehacer en casa que nunca falta. Lo mejor del caso es que no pudo ser mejor porque además nos visitó familia muy querida de toda la vida. Que placer.
Ayer, fuimos a un lugar cercano a mi pueblo Paso del Toro llamado “La Laguna" cuyo nombre se debe a que… existe una laguna! Esta es de agua salada y en ella se saca entre otros productos, jaibas y mucho ostión, una especie de molusco que se come incluso directo de su concha, en guisados o en cócteles como marisco y la gente compra de siempre y más aún en esta temporada hasta por costalillas. Al parecer es muy sabroso e incluso algunos, atribuyen a estos propiedades afrodisíacas. Jelow.
Será el sereno pero yo, ni a madres me los puedo comer. Nomás he intentado he intentado tragarlos, y de la garganta no pasan. Obvio los he disfrazado en cóctel y mi garganta nada tonta, ¿como? Pero los detecta.
A pesar de que este pueblo esta a tan solo unos 15 minutos del mío y a pesar de que he pasado infinidad de veces, nunca había entrado a donde esta la laguna. Esta bella, esta shingona.

Compramos entre todos mojarras y camarones y para los que no les gusta nada de eso, unos pollitos asados que están de rechupete. Haaaaaaa…..

¿Gustan?

11 comments:

elbibis said...

Qué delicia... en serio que ustedes los de la costa sí que saben vivir la vida, con cada relato tuyo te imagino en un paraíso. Yo tampoco he podido comer ostiones crudos jamás, su textura es completamente intolerable para mí. Sin embargo, ahumados o cocinados en paella ya son mucho más pasables, pero no son mi hit, que conste.

CállateTú said...

¡Quiero un pollitooooo!

P´PITO said...

igual no paso los ostiones...parecen gargajos!!!

mejor un pescado a las brasas...o unos camarones al gujillos...

ricooooooooooo

saludos!!!

malhechecito said...

A mi me encantan los ostiones, es mas casi todos los mariscos, y esos pollos se ven de rechupete.
Un abrazo

protaro said...

chale una laguna por paso del toro...

no sabia tu

jejeje

saludos.

casacelis said...

Hola elbibis,

Ojalá fuera el paraiso amigo pero, como no lo es, solo tratamos de pasarla bien y verle el lado positivo al asunto.

Desde ese sentido todos vivimos en el paraiso. Creo.

Un abrazote.

casacelis said...

Callate Tu,

invitadísima al festín.

=)

Besos.

casacelis said...

Hola P´PITO,

woW!

Unos camarones al ajillo son geniales.

Buen gusto.

Abrazos.

casacelis said...

Malhechecito,

Que bueno que te gusten los ostiones pero, como comerlos cuando se te antojan y tu cuerpo nomás no los tolera?

Triste mi cuadro.

Un abrazo.

casacelis said...

Protaro...

Aunque usted no lo crea: Un pueblo llamado "La Laguna", a unos 10 o 15 minutos de Paso del Toro en dirección a Alvarado.

Salu2!

Anonymous said...

La laguna a que te refieres posiblemente sea Mandinga. Si bien son ricos los ostiones, es muy peligroso consumirlos crudos por la cantidad de enterobacterias a los que están expuestos y más en áreas cercanas a zonas habitadas.
Los peores meses para consumir (no por que sea con letra o no) son enero y julio, por que se ha asociado a las temporadas de lluvias y nortes fuertes que acarrean mayor cantidad de materia orgánica a las lagunas costeras.
Es mejor comerlos ahumados, en sopa o a la pimienta (se los recomiendo).