Tuesday, April 13, 2010

El Vagón Café.


En mi pueblo Paso del Toro, existía una estación de tren de la que, aunque mucho tiempo permaneció en desuso, hasta hace poco todavía quedaban ciertas paredes. El que en México no se tenga quizás la cultura de este transporte como medio de traslado y comercio han ido haciendo, creo, que poco a poco la escasa infraestructura que de la red ferroviaria existe, lejos de aumentar disminuya. Hace un par de semanas las paredes de esa estación fueron derribadas: era ya necesario tanto para que no se convirtiera en refugio de vagos, como para hacer del área un tráfico más fluido. De esa estaciòn ahora solo quedan recuerdos y algunas fotos como la mostrada al final de este blog.

Sin embargo existen en el pueblo dos enormes bases formadas con gigantescas piedras las cuales servían como soporte y/o base de unos tanques de agua los cuales tenían cierto mecanismo llamado “garza” el cual era un conducto a manera de tetera con el que en su tiempo, a las locomotoras abastecían de agua. Para cuando privatizaron el ferrocarril obvio, la infraestructura férrea se quedo instalada y junto con ella algunos carros y/o vagones. Con el tiempo algunos de estos últimos fueron deteriorándose y otros que resistieron fueron incluso parte de estenografías como en la película “En el tiempo de las Mariposas” con Salma Hayek y James Holms en donde el mismo actor estuvo en el pueblo con la mitad de los habitantes como observadores mitad participando como extras.

Ese mismo vagón fue rescatado y restaurado por un empresario que lo convirtió en restaurante, Restaurante Cafè El Vagòn el cual està en el mismo pueblo a pie de carretera junto a una gasolinera. Aunque hace ya varios meses que el restaurante funciona como tal, hasta hace unas semanas es que fuimos a desayunar y conocer el servicio: la comida nos gustó mucho y satisfechos quedamos pero el haber recordado además tantas cosas que de niños vivimos con el andar de los trenes, fue muy emocionante.

8 comments:

Javier said...

interesante

SusuBlog said...

quiero estar ahí yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa =(

me encanto
estoy enamorad jajaja

saludos
Su.

elbibis said...

Qué bueno que el empresario haya utilizado este vestigio de la época del ferrocarril, no sólo obtiene ganancias sino que trae recuerdos y preserva la historia. Es una verdadera lástima que en nuestro país hayamos acabado con el ferrocarril, que en otros países es un medio de transporte importantísimo e indispensable para el progreso.

Malhechecito said...

Por aca hay unos vagones que son restaurant bar y algunos otros los hicieron cuartitos de hotel, es muy padre y romantico, comer, tomar y coger en los mismos ja ja ja.
Un abrazo

casacelis said...

Gracias Javier,

Salu2 hasta Perú!

casacelis said...

Invitada Susu, Neto.

=)

Besos!

casacelis said...

Y además elbibis, entiendo que el ferrocarril es más económico que otros medios asi que, debería ser una buena opción. En fin, este es el que queda en mi pueblo.

Abrazos!

casacelis said...

ja, ja, ja, ja...

Nada mala la idea..


Haaaa que buen tip.

=)

Abrazos!