Tuesday, March 03, 2009

Cimetiere Montparnasse.

Quizás este yo mal en la referencia que tengo para centrar mi admiración a nuestro ex presidente Porfirio Diaz la cual no se basa en los logros o atrocidades alcanzados en su periodo de mandato, en su política o ideología, o en su ya de por si controversial forma de gobierno. Mi admiración por este tipo estriba en el gusto exquisito que tenía y el cual quedó manifestado en gran medida por las obras arquitectónicas que gracias a el ahora son ícono de nuestro país.

Muchas de estas obras que son ejemplo de ello las tenemos en toda la República Mexicana como lo son, por citar algunos en este puerto, los bellos edificios de Correos y Telegrafos así como el otrora edificio de la Aduana Marítima que ahora acoge a las oficinas de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público. En Ciudad México, infinidad de ellos : Palacio de Bellas Artes, Palacio de Correos, Monumento a la Independencia, etc. Bellos todos.

Este día en el página de
Guadalupe Loaeza en reforma y en donde somete a opinión-debate el reclamo de los restos de Díaz, supe y recordé como terminó:

03/04/2009

La tumba de Porfirio Díaz

La tumba del ex presidente mexicano Porfirio Díaz, es una de las más visitadas del cementerio de Montparnasse de París. Lo visitan tanto admiradores como detractores. Como ustedes saben, el último periodo presidencial de Díaz terminó en mayo de 1911 y huyó a París, donde vivió exiliado hasta su muerte el 2 de julio de 1915 a la edad de 85 años. La tumba de Díaz, está situada en una de las principales avenidas del cementerio de Montparnasse, junto a la tumba de un soldado francés muerto en la batalla de Verdún durante la Primera Guerra Mundial, y cerca de las lápidas del poeta maldito francés Charles Baudelaire, así como de los escritores Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir. En lo alto de la tumba se puede ver un escudo de México, más abajo, un pequeño altar presidido por una imagen de la Virgen de Guadalupe, una bandera mexicana y una fotografía en blanco y negro de Díaz montado a caballo. Porfirio Díaz lleva casi 94 años, descansando en París. ¿Es tiempo de que regrese a México? Participe en nuestra encuesta. ¿Deben de regresar a México, los restos de Porfirio Díaz?


Estarán de acuerdo que los restos no serán regresados ante la iniciativa de una encuesta realizada por Guadalupe Loaeza ni aunque la misma sea contestada por todos lo mexicanos que existan en la faz de la tierra en las próximas cinco generaciones sin embargo, me parece interesante recordarlo y confirmar otra vez, el buen gusto que tenía: ¿Mira que ser exiliado y escoger ser sepultado en el cementerio de Montparnasse en París?
Recórcholis.

2 comments:

elbibis said...

Me hubiera gustado vivir en la época del General Porfirio Díaz, cuando todo era tan elegante y refinado en México, especialmente en la capital. En aquellos tiempos, era común que las personas de mayor educación hablaran francés e hicieran viajes a Europa. Como dices, la arquitectura de esa época se distingue por su influencia francesa. Lastimosamente, todo eso terminó y los aztecas empezamos a adorar a los gringos y a su ¿cultura? e idioma. Te recomiendo dos libros soberbios: Carlos Tello Díaz, El exilio. Un retrato de familia. Cal y Arena. México, 1993. Y el otro es "A la Sombra del Ángel", de Katherine S. Blair. Con ambos conocer parte de la historia de México es una delicia.

casacelis said...

Una época maravillosa.

Agradezco la recomendación y la tomaré en cuenta.

Gracias por tu visita amigo.